Viernes.

viernes, 23 de febrero de 2007

Es ese día en que, comienza nuevamente tu vida, o al menos como siempre quisieras que fuese. Es un día lleno de ansias por el preludio del descanso de la rutina, de armar planes para poder satisfacer aficiones, de sentir que tus ánimos se levantaron contigo esta mañana y no se quedaron engabetados en el cajón donde guardas tu cámara fotográfica, o tus discos mas preciados, donde se quedan esos ánimos regularmente cada día de la semana laboral. Y es que te despiertas tan rápido para ir al trabajo, que a ellos no les da tiempo de acompañarte en tu jornada. Pero el viernes es distinto, antes de que tu día comience, ellos ya están preparados, esperando a que te levantes para iniciar la antesala de tu vida, cada 7 días.

Es el día en que pones la música en el trabajo, llevas la batuta, y por unos instantes matutinos, eres el que tiene el control de los estados de ánimos de los colegas según vaya pasando el soundtrack de la jornada, que finaliza el ciclo laboral de otra semana mas con altibajos pero con menos variaciones de las que necesitas para sentir menos monotonía en tu existencia. Piensas en la salida de la jornada, esperas con ansias que llegue el momento, para sentirte libre, sin ataduras, sin presiones y sin un patrón de comportamiento a seguir. Sientes que tu corazón late a mayor velocidad, te imaginas lo que te viene en los próximos dos días y tres noches, y transpiras bocanadas para los demás de esperanza. Aunque no tengas planeado algo mas que descansar, tu ser lo sabe, y se siente cómodo con lo que hayas decidido, por voluntad propia, porque tu manejas ese tiempo, eres el dueño, nadie mas.

Este día, desde que comienza, te abre una puerta a conocerte mejor, a sacar dentro de ti un poco tu verdadero espíritu, tu razón de vivir. Jack Moore se va convirtiendo poco a poco en Tyler Durdeen, para así retomar lo que dejó en el maletero hace 96 horas atrás, hace un domingo atrás.

Blogalaxia Tags:

8 comentarios:

pino dijo...

No sabía que tenías este blog. Sabía que existía este blog, pero no que fuese tuyo. Lo voy a enlazar y, por supuesto, a leer.

que estés bien.

Minos dijo...

Bueno, el blog es relativamente nuevo y no se lo he comentado a mucha gente, aun esta bajo el underground, hehe.

Gracias por la visita, te enlazaré tambien (yo llevo meses leyendo el tuyo, solo que no soy muy asiduo de opinar)

D´Hers dijo...

grande!

Esa forma de escribir es tan carcateristica, nojodaaaa que vaina tan buena!!!!!!!

Maldita sea la vida laboral.

P.D. extraño los viernes de ebriedad en el reda, o las birras un lunes en la noche en la licoreria cercana

Minos dijo...

creame, yo tambien, señor Dhers :(. Aunque Val. apeste, teníamos una tradición.

ina dijo...

Para mi los viernes no significan tanto :-/ necesito comenzar la universidad para que los días se revaloricen un poco.

Minos dijo...

coño ina, aprovecha aún tu juventud, luego la añoraras. Da gracias a Dios que no sientes eso por los viernes, aun te puedes salvar!! :p

D´Hers dijo...

Y qué es lo que es un hombre sin tradición?

Un simple animal!

los viernes son el alivio de toda alma bohemia creo yo, desde el lunes los espero, pero siempre meten ese maldito miercoles en el medio que jode todo!

Los viernes desde el amanecer son geniales

Minos dijo...

Es viernes!!! weeeee!!!